CONCURSO DE ACREEDORES

El Concurso de Acreedores es un procedimiento legal que se origina cuando una persona física o jurídica llega a una situación de insolvencia en la que no puede hacer frente a la totalidad de los pagos que adeuda.

Con el Concurso de Acreedores se persigue satisfacer la necesidad de regular el reparto de pérdidas, protegiendo a los trabajadores y postergando a aquellos que han tenido influencia en la mala situación económica o que puedan beneficiarse del concurso, como los administradores de la sociedad o personas relacionadas con el concursado.

En algunas ocasiones, se producen situaciones en perjuicio de los intereses de acreedores o empleados en las que se hace imprescindible la intervención de detectives privados que corroboren circunstancias tales como:

  • - Traspasos simulados.

  • - Supuestas deudas.

  • - Compras de bienes a nombre de terceras personas en perjuicio de acreedores.

  • - Continuidad de la actividad de la empresa, con otro nombre o emplazamiento.

¿Cual es el papel que realizan los detectives privados en estas investigaciones?

En estos casos, los detectives privados encargados de la investigación llevarán a cabo:

  • - Seguimientos y observación de los administradores o propietarios.

  • - Localización del lugar en el que se encuentra el nuevo emplazamiento en caso de que se produzca la continuidad de la actividad.

  • - Obtención de evidencias de la actividad laboral desarrollada.

  • Identificación de empleados.

  • - Aportación de pruebas del traslado de material, maquinaria o mobiliario.